Mercado de La Boquería: historia, aromas y sabores

Mercado de La Boquería: historia, aromas y sabores

Publicado: 15 Feb 2013

Como ya apunté en mi anterior entrada sobre La Rambla, el Mercado de La Boquería es una visita obligada para todo aquel que recala en la Ciudad Condal. Por muchas razones. Porque su historia va ligada íntimamente a la propia historia de la ciudad, porque está considerado uno de los mejores mercados del mundo y, sobre todo, porque perderse entre sus pasillos es una de las mejores formas de tomarle el pulso a una ciudad como Barcelona.

Mercado de La Boquería. Barcelona

Y es que aunque la excelente calidad y variedad de productos que aquí se pueden encontrar es la baza más importante de este mercado, La Boquería no sería un lugar tan especial sin las gentes que lo pueblan. Tenderos de tercera y cuarta generación con años de experiencia a sus espaldas, reputados chefs en busca de productos únicos -como dice el dicho popular, lo que no se encuentra en La Boquería, no existe-, gourmets a la caza de exquisiteces solo aptas para algunos bolsillos, turistas que disparan sus cámaras de forma compulsiva, vecinos del barrio que van a hacer la compra de la semana y barceloneses que no resisten la tentación de entrar a echar un vistazo y que siempre acaban comprando algo por el puro placer de decir al llegar a casa «esto lo he comprado en La Boquería».

Paradas de La Boquería. Barcelona

La presentación de las paradas atrae todas las miradas

La historia del primero de los mercados municipales que tuvo Barcelona se pierde en la noche de los tiempos ya que desde 1217 está documentada la presencia de vendedores de carne en las puertas amuralladas de la antigua Barcelona. Tras muchas idas y venidas, el mercado, tal y como lo conocemos hoy en día, fue inaugurado en 1840 en el solar que ocupaba el antiguo convento de Sant Josep de los carmelitas descalzos. De ahí que a este mercado también se le conozca como Mercado de Sant Josep. En un principio iba a ser una gran plaza con soportales a imagen y semejanza de la Plaça Reial pero finalmente el arquitecto Josep Mas i Vila decidió edificar un mercado cubierto por una estructura de hierro. Desde entonces, el mercado ha pasado por varias ampliaciones y remodelaciones entre las que destaca el precioso arco de marcado estilo modernista que preside la entrada principal del mercado desde 1913.

Vista lateral de La Boquería. Barcelona

En cuanto la rebases, todos tus sentidos se dispararán de inmediato ante el despliegue de aromas, colores y sabores que desprenden los más de 300 puestos que lo conforman. Un laberinto gastronómico que te recomiendo recorrer sin prisas para no perderte ningún detalle. Fíjate en la magnífica estructura de hierro que lo cubre, en la exquisita presentación de sus paradas, en el río de vida que transcurre a tu alrededor. No cometas el error de quedarte solo al principio en los puestos que venden bandejas de fruta listas para tomar a un euro o zumos de mil sabores. Intérnate en sus entrañas para disfrutar del bullicio que reina en la pescaderías que ocupan la zona central del mercado y recorre sin rumbo fijo sus once pasillos. A tu paso encontrarás carnicerías, fruterías, paradas de salazones, de olivas y conservas, legumbres, huevos, dulces y, según la época del año en el que lo visites, la más extensa variedad de setas que puedas imaginar. Incluso hay una tienda de souvenirs por si quieres llevarte un recuerdo de tu paso por La Boquería.

Una de las muchas pescaderías de La Boquería

Charcutería de La Boquería. Barcelona Bandejas de fruta y zumos listos para tomar. La Boquería

Chocolates y frutos secos. La Boquería

Piruletas. La Boquería

Souvenirs La Boqueria. Barcelona

Otra de mis recomendaciones es que te quedes a comer en el mercado. Además del clásico Bar Pinotxo del que ya hablé en mi anterior entrada, tienes muchas más opciones para hacer un alto en el camino y reponer fuerzas como el Quim de la Boqueria, el Bar Central o el Quiosc Modern. Sentado en cualquiera de sus taburetes podrás llevarte a la boca un trocito de este templo de la gastronomía y tu experiencia en La Boquería tendrá el broche de oro que se merece.

Bar Quiosc Modern. La Boqueria.

Aviso para navegantes: si quieres conocer a fondo la historia y los secretos de La Boquería, debes saber que todos los sábados de 10:00 a 11:30 se realizan visitas guiadas por el mercado que finalizan con una degustación de productos típicos. Su precio: 10€ por persona

Dirección: La Rambla, 89 bis – Plaça de la Boqueria

Cómo llegar: Metro L3, parada Liceu. Bus 14, 59 y 91.

Web: www.boqueria.info

Horario: De lunes a sábado, de 8 a 20.30h.

6 Comentarios

  1. Caminar sin gluten

    Hola, nos ha gustado mucho tu post de la Boquería, y con tu permiso lo vamos a enlazar en el post que acabamos de publicar en nuestro, blog donde contamos la visita de una tarde a Barcelona.

    Saludos,

    Ana y Víctor

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchas gracias por difundir mi entrada en vuestro blog. Un saludo

      Responder
  2. Edu y Eri

    Quizá seamos muy básicos o muy niños, pero lo que más nos gustó de La Boquería fueron los puestos de chuches y de fruta 😛 ¡Casi tan deliciosos como este post! ^^

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues estamos cortados por el mismo patrón. Yo soy incapaz de salir de La Boquería sin mi bolsa de gominolas. Da igual lo que vaya a comprar, las chuches siempre caen. No puedo evitarlo… Mil gracias por pasaros por aquí. Un abrazo!

      Responder
      • Edu y Eri

        Gracias a ti por estos posts tan maravillosos! Lo malo es que ahora, por tu culpa, nos han entrado unas ganas locas de volver a Barcelona!

      • Alícia Bea

        De eso se trata, de despertar el gusanillo por viajar… Un abrazo, pareja.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! Soy Alícia, periodista freelance especializada en viajes. En esta web encontrarás todos los destinos que he visitado y todo lo que necesitas saber para organizar tu próxima aventura. Información práctica, guías, rutas, consejos, gastronomía, hoteles, descuentos… ¡Buen viaje!

PLANIFICA TUS VIAJES CONMIGO

ALOJAMIENTOS

ACTIVIDADES

CAMBIO DE MONEDA

TARJETA DE DATOS

VUELOS BARATOS

LO MÁS LEÍDO

6 Comentarios

  1. Caminar sin gluten

    Hola, nos ha gustado mucho tu post de la Boquería, y con tu permiso lo vamos a enlazar en el post que acabamos de publicar en nuestro, blog donde contamos la visita de una tarde a Barcelona.

    Saludos,

    Ana y Víctor

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchas gracias por difundir mi entrada en vuestro blog. Un saludo

      Responder
  2. Edu y Eri

    Quizá seamos muy básicos o muy niños, pero lo que más nos gustó de La Boquería fueron los puestos de chuches y de fruta 😛 ¡Casi tan deliciosos como este post! ^^

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues estamos cortados por el mismo patrón. Yo soy incapaz de salir de La Boquería sin mi bolsa de gominolas. Da igual lo que vaya a comprar, las chuches siempre caen. No puedo evitarlo… Mil gracias por pasaros por aquí. Un abrazo!

      Responder
      • Edu y Eri

        Gracias a ti por estos posts tan maravillosos! Lo malo es que ahora, por tu culpa, nos han entrado unas ganas locas de volver a Barcelona!

      • Alícia Bea

        De eso se trata, de despertar el gusanillo por viajar… Un abrazo, pareja.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Un paseo otoñal por las playas de Barcelona

Tal vez porque parece ser que el frío ha decidido instalarse definitivamente en Madrid o por pura y dura morriña, hoy quiero hablarte de una de las cosas que más me gustaba hacer en Barcelona por estas fechas: pasear por sus playas. Los que me conocen saben que no soy...

leer más