Siete experiencias para enamorarte de Cádiz y caer rendido a sus pies

Siete experiencias para enamorarte de Cádiz y caer rendido a sus pies

Actualizado: 5 Nov 2021 | Publicado: 16 Dec 2015

Cádiz, la que hace gala de ser la ciudad más antigua de Occidente, la de eterna sonrisa, el pescaíto frito y el callejeo. Una tacita que dicen de plata que se bebe sobro a sorbo. Una imán de historia, sol y buena vida que nos obliga a poner rumbo al sur para disfrutar de su cautivadora luz salpicada por la espuma del Atlántico. Una capital andaluza y marinera como ella sola que te muestro a través de siete experiencias que conseguirán que caigas rendido a sus pies.

Vista de Cádiz desde el Castillo de San Sebastián Paseo marítimo de Cádiz

Piérdete por el barrio del Pópulo

Recorrer las calles del Pópulo, el barrio más antiguo de Cádiz con 3.000 años de historia a sus espaldas, es sentir el legado de aquellos fenicios, púnicos, romanos y árabes que antes que tú pisaron sus adoquinadas calles. Es fijar tu mirada en la impresionante fachada de la Catedral con su cúpula cubierta de azulejos dorados y maravillarte con su cripta donde reposan los restos de Manuel de Falla y de José María Pemán. Trasladarte a la esplendorosa Gades contemplando el Teatro Romano. Sentir el fervor de los gaditanos entre las columnas salomónicas de la iglesia de Santa Cruz, la antigua Catedral. Adentrarte en las dependencias del Museo Catedralicio (Casa de la Contaduria) para contemplar la mesa en la que afirman se firmó La Pepa. Cruzar el Arco del Pópulo, una de las tres puertas de la primitiva ciudad medieval. Ver la vida pasar en la plaza de San Juan de Dios, el primer espacio abierto ganado al mar presidido por el Ayuntamiento. Callejear hasta la plazuela de San Martín y que la vista se centre en los mármoles genoveses de la Casa del Almirante. Tomar algo en la plaza Topete, para los gaditanos la de las Flores, junto a la estatua de Columela, uno de los personajes más ilustres de la historia de Cádiz. Acercarte al Mercado de Abastos y palpar el día a día. Encontrarte con preciosos rincones que rezuman encanto como el callejón del Duende y recordar a los pies de las Puertas de Tierra aquel tanguillo que choteándose de las tropas de Napoleón reza: “con las bombas que tiran los fanfarrones, se hacen las gaditanas tirabuzones”. En definitiva, recorrer las calles donde todo empezó. Unas callejuelas que encontré más acicaladas y recuperadas que en mi anterior visita pero que no han perdido ni un ápice de su magnética personalidad.

Catedral de Cádiz Callejón del Duende. Cádiz Iglesia de Santa Cruz. Cádiz Centro de Interpretación del Teatro Romano de Cádiz Plaza de las Flores. Cádiz

Encuéntrate en el barrio de La Viña

Tras callejear sin prisas por el Pópulo, se impone conocer el barrio gaditano por excelencia: La Viña. La cuna del carnaval, allí donde la vida bulle en cada calle, plaza y bar. Un animado barrio que debe su nombre a los viñedos que ocupaban su terreno antes de que se urbanizase totalmente en el siglo XVIII. Un barrio de profundo sabor marinero que debido a su lejanía del puerto no despertó el interés de los cargadores de Indias por lo que fue habitado por clases populares que trabajan en la vecina playa de la Caleta. Su eje central es la calle de la Palma, presidida por la iglesia, y junto a la cual un retablo callejero nos recuerda los trágicos momentos vividos por la ciudad durante el maremoto de 1755. Muy cerca se encuentra el neomudéjar Gran Teatro Falla, coliseo del carnaval cada febrero, y el tantas veces fotografiado Campo del Sur, tan comparado al malecón de La Habana, con sus casas de colores y con la cúpula amarilla de la Catedral desafiando al Atlántico. Ya lo decía Antonio Burgos: “La Habana es Cádiz con más negritos. Cádiz, La Habana con más salero”.

Calle Virgen de la Palma. Cádiz Plazuela del Tío de la Tiza. Barrio de la Viña, Cádiz Gran Teatro Falla. Cádiz Cádiz desde el Campo del Sur

Contempla Cádiz desde sus miradores. La Torre del Reloj y la Torre Tavira

Si con los pies en el suelo Cádiz enamora a cada paso, imagina lo que supone contemplarla a vista de pájaro desde sus miradores. Tan blanca, tan bella, tan ceñida por el mar… Así la verás desde la Torre del Reloj de la Catedral de Cádiz. Que no te frenen los 40 metros de ascensión. La rampa se sube con facilidad y la recompensa cubre con creces el pequeño esfuerzo: una panorámica completa de toda la ciudad con la soberbia mole de la Catedral y unas infinitas vistas al Atlántico al son que marcan sus campanas. Aviso para navegantes: hay una entrada que por 5€ te permite visitar la Catedral, la torre y el Museo Catedralicio que se ubica en lo que fue la antigua Casa de la Contaduría.

Cádiz y el Atlántico Plaza de la Catedral desde la Torre del Reloj. Cádiz Panorámica de Cádiz desde la Torre del Reloj Skyline de Cádiz desde la Torre del Reloj de la Catedral Otra opción para contemplar Cádiz a vista de pájaro es subir al mirador de la Torre Tavira, una de las más de cien torres vigías que aún se conservan coronando las casas de antiguos comerciantes como testigos de una época en la que se utilizaban para controlar la llegada de los barcos que atracaban en sus aguas cargados con mercancías del Nuevo Mundo. Esta casa-palacio, que por su altura y localización en pleno centro, fue la torre vigía oficial del puerto gaditano en 1778, se ha convertido en una de las citas imprescindibles de la capital gracias a su Cámara Oscura que proyecta imágenes en movimiento en tiempo real de lo que está sucediendo en las calles gaditanas. Una curiosidad más: desde aquí es posible contemplar La Bella Escondida, una de las torres más hermosas de la ciudad cuya belleza solo puede apreciarse desde un lugar elevado como éste.

Vistas de Cádiz desde el mirador de la Torre Tavira Cádiz a vista de pájaro desde la Torre Tavira La Bella Escondida, una de las torres más hermosas de Cádiz Panorámica de Cádiz desde la Torre Tavira

Disfruta de las playas de Cádiz

Más de 7 kilómetros de playas urbanas jalonan el litoral de este coqueta niña andaluza que vive abrazada al mar entre castillos y baluartes como el de los Mártires o el de Capuchinos. El encanto salvaje y casi virgen de la playa de Cortadura, reconocible por los restos de la muralla del fuerte que protegió la ciudad durante la invasión francesa y por la constante presencia de surfistas, la playa de La Victoria con sus chiringuitos en la arena y su amplio paseo marítimo plagado de restaurantes que la convierten en un auténtico templo del ocio, la recoleta Playa de las Mujeres, también conocido como Santa María del Mar con su gran mirador que ofrece unas bonitas vistas del casco antiguo de la ciudad, y, cómo no, La Caleta, el orgullo de los gaditanos.

Playa gaditana Playa de las Mujeres (Santa María del Mar). Cádiz

La Caleta es el mejor resumen del litoral de Cádiz. Pequeña, popular y tan preciosa que parece sacada de un lienzo. Flanqueada a la derecha por el castillo de Santa Catalina, a la izquierda por el de San Sebastián y luciendo en el centro, con los pies en la arena, la blanca silueta modernista del antiguo balneario de la Palma que acoge hoy en día las dependencias del Centro de Arqueología Subacuática de Andalucía. Un escenario de película, como así comprobaron 007, el Capitán Alatriste y hasta el mismísimo Manolete, con acento marinero. El que imprimen las pequeñas barcas de pescadores que juegan con la marea.

Playa de La Caleta y Castillo Santa Catalina. Cádiz Antiguo balneario de la Palma. Cádiz Castillo de San Sebastián. Cádiz Saborea el arte del tapeo en Cádiz y su gastronomía

Aunque a menudo Sevilla y Granada se llevan todos los piropos en cuanto al tema del tapeo se refiere, Cádiz no se queda a la zaga porque su gastronomía, como dicen por allí, quita el sentío. Si las freidurías son las reinas del cortijo del paladar, el pescaíto frito, en tapas o raciones, es el soberano de toda barra gaditana que se precie. Cazón en adobo, chocos, puntillitas, boquerones, chipirones, calamares, tortillitas de camarones, ortiguillas fritas

Taberna La Bombilla, Cádiz Súmale moluscos como las cañaíllas o los erizos de mar, lenguados, doradas, lubinas, atún de almadraba, langostinos y gambas blancas, y comprobarás que Cádiz sabe a mar, a cocina popular y, lo mejor, con una excelente calidad precio. Pero su recetario culinario no acaba aquí. Sería imperdonable no mencionar sus deliciosas carnes de Retinto, las carrilladas, las presas ibéricas a la brasa, los secretos… Cientos de tentaciones que locales y extranjeros trasiegan con olorosos de Jerez y manzanillas de Sanlúcar de Barrameda.

Langostinos a la plancha. Bar La Caleta, Cádiz Atún a la plancha. Cádiz Carne de retinto y cazón en adobo. Cádiz

¿Algunos lugares de peregrinación obligada en la ciudad de La Pepa?

Freiduría Las Flores. Una de las mejores opciones para sumergirte en la tradición del frito gaditano ya sea en pleno centro (Plaza Topete, 4) o a unos pasos de la playa de La Victoria (Brasil, s/n). En cucuruchos de cartón para llevar o en mesa rodeado de buen ambiente.

Freiduria Las Flores, Cádiz

Taberna La Bombilla (Plaza de la Libertad, 14). En pie desde 1952, su terraza es el mejor lugar para dejar el tiempo correr entre sus tapas tradicionales o dejando que te preparen cualquier producto que hayas comprado en el vecino mercado de abastos.

Rincón gastronómico del mercado de abastos (Plaza de la Libertad, s/n). Un renovado espacio en el que ocio y gastronomía se dan la mano con propuestas tan dispares como cocina japonesa con toques gaditanos, comida argentina, zumos y bebidas naturales, productos frescos de la Sierra de Cádiz y un delicioso etcétera.

Casa Manteca (Corralón de los Carros, 66) y El Faro (San Félix, 15). Dos clásicos del barrio de La Viña. En el primero, taberna típica donde las haya, se impone pedir chicharrones horneados, chacinas, queso y vermut. En el restaurante El Faro, pargo guisado a la Roteña, entrecot de Retinto y paté de cabracho.

Taberna La Manzanilla (Feduchy, 19). Manzanillas, amontillados y olorosos corren por la centenaria barra de esta taberna que nació como despachos de vinos en Cádiz en 1900. Entre sus parroquianos, Fernando Savater y Arturo Pérez Reverte.

Taberna La Manzanilla. Cádiz

Bar La Caleta (Avenida Duque de Nájera, s/n) Lo mejor, su terraza situada justo al lado de la arena de La Caleta con vistas a toda la playa. Buenas cañas, raciones y pescados frescos a muy buen precio.

Bar La Caleta. Cádiz

Sucumbe a los atardeceres gaditanos

En Cádiz el día arranca en la Alameda Apodaca y muere en la playa de La Caleta justo antes de ofrecernos el mejor de los regalos: sus increíble atardecer. Poco a poco el sol va descendiendo besando dulcemente la bahía hasta esconderse totalmente sobre el horizonte del Atlántico. Y se para el tiempo. No solo para los turistas que tratan en vano de capturar los vaivenes de la luz, también sus gentes detienen sus pasos para sentarse frente al mar y contemplar como el inmenso cielo azul se tiñe de naranjas, violetas y rosas. Una fiesta de la naturaleza, íntima y romántica, que te subyuga hasta acariciarte el alma y que te conforta como el más cálido de los abrazos. Así es la magia de los atardeceres gaditanos, así son las puestas de sol en Cádiz.

Atardece en Cádiz Se apaga el día en Cádiz Atardecer en la playa de La Caleta, Cádiz Puesta de sol en Cádiz Dicen que el mejor lugar para contemplar el ocaso es en La Caleta, pero te aseguro que desde Cortadura, Santa María o el Campo del Sur también coleccionarás postales que tu retina nunca olvidará. Tras este este éxtasis de belleza quizás sientas un atisbo de melancolía. Durará poco. Aunque el sol se despida de Cádiz, sabes que no es un adiós, es un hasta luego. Mañana, este rito diario en forma de inenarrable espectáculo volverá a materializarse y a robarte, una vez más, el corazón.

Sonríe. En Cádiz no ser feliz es ir contra la ley

Aunque estoy convencida de que en Cádiz se contabilizan más sonrisas y carcajadas por metro cuadrado que en cualquier otro rincón del mundo, está afirmación no es mía sino de la Pepa. Según el artículo 13 de la Constitución Española de 1812: “El objeto del Gobierno es la felicidad de la Nación, puesto que el fin de toda sociedad política no es otro que el bienestar de los individuos que la componen».

Monumento a las Cortes. Plaza de España, Cádiz

Ha llovido mucho desde que se aprobara la primera Carta Magna liberal de España, sí, pero los gaditanos no solo no olvidan ese artículo sino que lo lucen como la mejor de las banderas. En cada calleja de su casco histórico, en cada taberna, en los comercios, en las playas…

Pisas Cádiz y su alegría pasa a ser la tuya. La sonrisa se planta en tu rostro y no te abandona mientras la vives, la sientes y la disfrutas. No es una impostura, tampoco un topicazo. Es una de las grandes virtudes de esta casi isla tan hermosamente sujeta a su peculiar geografía en la que la sal del Atlántico se sirve en el salero de sus gentes. Y es que Cádiz, sencillamente, te hace feliz.

En Cádiz la felicidad está asegurada Así, sin más. Porque es imposible resumir su duende ni en siete experiencias ni en mil artículos. Porque basta mirarla a la cara para convencerte de que tu paraíso puede estar más cerca de lo que imaginas. Porque el gaditanismo hay que sentirlo en vena. Un virus que una vez contagiado no conoce vacuna y te hace soñar con volver. Yo ya me veo de vuelta. Con La canción del pirata de Fernando Quiñones entre mis manos y mis pies hundidos en la arena de La Caleta. Y entre episodio y episodio, la música de José Luis Figuereo Franco, más conocido como El Barrio: “Que empiece la función, de ahora en adelante, sepan que en su interior, sopla fuerte el levante… He vuelto…”

24 Comentarios

  1. AETC Cádiz

    Alicia, qué post más bonito sobre Cádiz. Nos encanta que te guste Cádiz y estamos deseando de vuelvas a visitarnos :))

    Un abrazo desde Cádiz.

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchísimas gracias, viniendo de vosotros es todo un piropo. Yo también estoy deseando volver a Cádiz para seguir mostrando a mis lectores lo fantástica que es. Un abrazo desde Madrid

      Responder
  2. Luis

    En el 2017 a Cádiz, ¿está claro?

    Responder
    • Alícia Bea

      Clarísimo, Luis. Todos a Cádiz. Un saludo

      Responder
  3. Elsa

    Esta es mi provincia favorita. Por todo , no tiene parangón. Al leerte se me ha hecho La boca agua… Fantástico

    Responder
    • Alícia Bea

      Es que Cádiz es mucho Cádiz. A mí también me tiene robado el corazón, Elsa. Un saludo

      Responder
  4. Joserra

    Muy buen artículo. Con ganas de conocer Cádiz y por supuesto su gastronomía!!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchas gracias, Joserra. Espero que pronto puedas conocer este maravilloso trocito de Andalucía. Un saludo

      Responder
  5. Javi

    Fantástico artículo sobre una ciudad imprescindible. Gracias Alicia por recordarme las ganas que tengo de volver a Cádiz.

    Responder
    • Alícia Bea

      Tú lo has dicho, Javi, imprescindible. Gracias por pasarte por mi rincón viajero

      Responder
  6. Mónica

    Yo también quiero ir, esperarme, se me ha contagiado la alegría sólo de pensar en esa maravilla de ciudad, en serio, hay que ir.

    Responder
    • Alícia Bea

      Cuando quieras, Mónica. Yo estoy deseando volver a Cádiz

      Responder
  7. Merche

    Uffff…. me iría ahora mismo…. vaya un cielo!!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Y yo volvería ahora mismo a Cádiz. Un saludo y gracias por pasarte por mi rincón viajero, Merche

      Responder
  8. puri

    Por Dios ¡Cómo lo cuentas Alicia!
    Simplemente enamorada de Cádiz…. tengo que ir yaaaaaaaaaaaa!

    Responder
    • Alícia Bea

      Cádiz se cuenta solo, Puri. Un saludo y gracias por visitar mi blog

      Responder
  9. Jose Miguel

    Fui a Cádiz porque escuché lo que le cantaban, y cuando estuve allí, entendí porqué le cantaban

    Responder
    • Alícia Bea

      No podía ser de otro modo… Muchas gracias por pasarte por mi rincón viajero, José Miguel. Un saludo

      Responder
  10. Avistu

    Cádiz mola mucho, volvería con los ojos cerrados
    (para tenerlos abiertos al llegar mucho más tiempo)

    Responder
    • Alícia Bea

      Buena táctica. Y sí, Cádiz mola un mundo

      Responder
  11. Mar Bea

    Ya tardamos… ¡VÁMONOS!

    Responder
    • Alícia Bea

      Cuando quieras, hermanita 😉

      Responder
  12. Maite

    Gracias Alicia por hacerme feliz. Como tú bien dices, pisas Cádiz y su alegria pasa a ser la tuya. Espero no tardar mucho en volver a pisar sus calles y estar en el paraiso.

    Responder
    • Alícia Bea

      Gracias a ti por pasarte por mi rincón viajero. Yo también espero volver pronto a Cádiz. Esa ciudad me tiene enamorada.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! Soy Alícia, periodista freelance especializada en viajes. En esta web encontrarás todos los destinos que he visitado y todo lo que necesitas saber para organizar tu próxima aventura. Información práctica, guías, rutas, consejos, gastronomía, hoteles, descuentos… ¡Buen viaje!

PLANIFICA TUS VIAJES CONMIGO

ALOJAMIENTOS

ACTIVIDADES

CAMBIO DE MONEDA

TARJETA DE DATOS

VUELOS BARATOS

LO MÁS LEÍDO

24 Comentarios

  1. AETC Cádiz

    Alicia, qué post más bonito sobre Cádiz. Nos encanta que te guste Cádiz y estamos deseando de vuelvas a visitarnos :))

    Un abrazo desde Cádiz.

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchísimas gracias, viniendo de vosotros es todo un piropo. Yo también estoy deseando volver a Cádiz para seguir mostrando a mis lectores lo fantástica que es. Un abrazo desde Madrid

      Responder
  2. Luis

    En el 2017 a Cádiz, ¿está claro?

    Responder
    • Alícia Bea

      Clarísimo, Luis. Todos a Cádiz. Un saludo

      Responder
  3. Elsa

    Esta es mi provincia favorita. Por todo , no tiene parangón. Al leerte se me ha hecho La boca agua… Fantástico

    Responder
    • Alícia Bea

      Es que Cádiz es mucho Cádiz. A mí también me tiene robado el corazón, Elsa. Un saludo

      Responder
  4. Joserra

    Muy buen artículo. Con ganas de conocer Cádiz y por supuesto su gastronomía!!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchas gracias, Joserra. Espero que pronto puedas conocer este maravilloso trocito de Andalucía. Un saludo

      Responder
  5. Javi

    Fantástico artículo sobre una ciudad imprescindible. Gracias Alicia por recordarme las ganas que tengo de volver a Cádiz.

    Responder
    • Alícia Bea

      Tú lo has dicho, Javi, imprescindible. Gracias por pasarte por mi rincón viajero

      Responder
  6. Mónica

    Yo también quiero ir, esperarme, se me ha contagiado la alegría sólo de pensar en esa maravilla de ciudad, en serio, hay que ir.

    Responder
    • Alícia Bea

      Cuando quieras, Mónica. Yo estoy deseando volver a Cádiz

      Responder
  7. Merche

    Uffff…. me iría ahora mismo…. vaya un cielo!!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Y yo volvería ahora mismo a Cádiz. Un saludo y gracias por pasarte por mi rincón viajero, Merche

      Responder
  8. puri

    Por Dios ¡Cómo lo cuentas Alicia!
    Simplemente enamorada de Cádiz…. tengo que ir yaaaaaaaaaaaa!

    Responder
    • Alícia Bea

      Cádiz se cuenta solo, Puri. Un saludo y gracias por visitar mi blog

      Responder
  9. Jose Miguel

    Fui a Cádiz porque escuché lo que le cantaban, y cuando estuve allí, entendí porqué le cantaban

    Responder
    • Alícia Bea

      No podía ser de otro modo… Muchas gracias por pasarte por mi rincón viajero, José Miguel. Un saludo

      Responder
  10. Avistu

    Cádiz mola mucho, volvería con los ojos cerrados
    (para tenerlos abiertos al llegar mucho más tiempo)

    Responder
    • Alícia Bea

      Buena táctica. Y sí, Cádiz mola un mundo

      Responder
  11. Mar Bea

    Ya tardamos… ¡VÁMONOS!

    Responder
    • Alícia Bea

      Cuando quieras, hermanita 😉

      Responder
  12. Maite

    Gracias Alicia por hacerme feliz. Como tú bien dices, pisas Cádiz y su alegria pasa a ser la tuya. Espero no tardar mucho en volver a pisar sus calles y estar en el paraiso.

    Responder
    • Alícia Bea

      Gracias a ti por pasarte por mi rincón viajero. Yo también espero volver pronto a Cádiz. Esa ciudad me tiene enamorada.

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS