De Madrid al cielo a bordo del Teleférico

De Madrid al cielo a bordo del Teleférico

12 enero, 2014

Aunque hace años que quería subir y surcar el cielo de Madrid en una de sus cabinas, no fue hasta estas pasadas navidades que me animé a conocer la imagen que ofrece la capital desde las alturas. Mis padres habían venido a visitarme, el tiempo no acompañaba como para dar largos paseos y me pareció una forma original de pasar una mañana haciendo algo que muchos madrileños reconocen no haber hecho nunca: subir al Teleférico.

Teleférico de Madrid

El Teleférico de Madrid

Debo confesar que, a priori, no pensaba que meciera mucho la pena pero estaba equivocada. La experiencia de sobrevolar Madrid a lo largo de dos kilómetros y medio, jugando a descifrar su skyline y disfrutando de unas preciosas panorámicas, me gustó mucho, tanto como para recomendártela si buscas una forma distinta y relajada para empezar a descubrir la ciudad. A vista de pájaro.

El Teleférico, construido por la empresa suiza Von-Roll en 1969, lleva más de cuarenta años en funcionamiento uniendo el centro de la ciudad con su impresionante pulmón verde, la Casa de Campo. Aunque la mayoría de visitantes inician el trayecto en la estación de Rosales, situada en la confluencia de las calles Paseo del Pintor Rosales con la calle Marqués de Urquijo y con el Paseo de Camoens, nosotros optamos por ir en coche hasta la Casa de Campo y empezar allí nuestro viaje aéreo.

Estación de la Casa de Campo. Madrid

Un recorrido de once minutos de duración que para mí supuso un viaje al pasado, cuando también en compañía de mis padres sobrevolaba Barcelona a bordo de otro teleférico, el del puerto. Era otra ciudad sí, otro paisaje el que discurría a mis pies y, sobre todo, otra fecha en el calendario, pero la sensación prácticamente era la misma. ¿Cosas de la Navidad? Tal vez, pero el aspecto retro de las cabinas y de las estaciones, en las que el tiempo parece haberse detenido, junto a la locución, en mi opinión más propia de otra época, me trasladaron de un plumazo a mi niñez.

Interior de una de las cabinas del Teleférico de Madrid

Estación de Rosales. Teleférico de Madrid

Impresiones personales al margen, lo cierto es que este paseo por las nubes por el oeste madrileño, a 40 metros sobre el nivel del suelo, no decepciona. A un ritmo pausado -su velocidad es de 3’5 metros por segundo-, Madrid nos va mostrando su faceta más monumental, con el Palacio Real, la Catedral de la Almudena, la Basílica de San Francisco el Grande o la ermita de San Antonio de la Florida; su perfil más moderno, en el que destaca la silueta de los rascacielos más altos de España (Cuatro Torres Business Area), y su cara más verde protagonizada por el Parque del Oeste, la Rosaleda, los Jardines del Campo del Moro, Madrid Río y el Manzanares y la propia Casa de Campo. ¿Un detalle? Aunque la capacidad de las cabinas es de seis plazas, no las llenan al completo por lo que si quieres ir con tu pareja en plan romántico, los dos solos, puedes hacerlo.

El Manzanares a vista de pájaro. Madrid

Skyline de Madrid

Plaza España y alrededores. Madrid

Cuando llegamos a la estación de Rosales, paseamos por el Parque del Oeste hasta llegar al Templo de Debod. Este templo, de 2.200 años de antigüedad, fue un regalo de Egipto a España en agradecimiento por el apoyo prestado en el salvamento de los templos de de Abu Simbel  y es el único de sus características que hay en nuestro país. Para que te hagas una idea del frío que hacía, fíjate en el agua del estanque. ¡Está prácticamente congelada! Tip de viaje: detrás del templo hay una balconada desde la que se divisa una de las mejores puestas de sol de Madrid.

Parque del Oeste. Madrid

Templo de Debod. Madrid

En el trayecto de vuelta, el sol hizo acto de presencia y nos permitió disfrutar con más claridad de las vistas que nos envolvían a derecha e izquierda. He estado muchas veces en la Casa de Campo pero te aseguro que solo desde el aire puedes hacerte una idea de la inmensidad de este parque urbano. Más de 1.722 hectáreas, pobladas de encinas, pinares y sotos, que sirven de válvula de escape del frenético ritmo de la ciudad y que albergan instalaciones deportivas y de ocio como el lago, el Zoo Aquarium y el Parque de Atracciones.

Las cabinas del Teleférico de Madrid

La Casa de Campo. Madrid

Nuestra experiencia en Teleférico concluyó tomando un café con leche en la cafetería-restaurante que hay en la planta superior de la estación de la Casa de Campo. Su mirador es una parada obligada si quieres seguir disfrutando de esta gran urbe pero esta vez con los pies en el suelo.

Mirador de la estación del Teleférico de la Casa de Campo. Madrid Terraza de la cafetería. Teleférico de la Casa de Campo. Madrid

En algún sitio he leído que desde su inauguración el Teleférico ha sido utilizado por más de ocho millones de pasajeros. ¿Te animas a ser tú el siguiente?

Cómo llegar al Teleférico

Estación Teleférico Rosales (Paseo del Pintor Rosales, s/n. Madrid). Transporte público: Metro Argüelles (L3, L4 y L6). Líneas 21 y 74 de autobús. En coche: Aparcamiento gratuito en la calle Jacinto y Francisco Alcántara.

Estación Teleférico Casa de Campo (Cerro Garabita, s/n. Madrid). Transporte público: Metros Batán y Lago (L10). Línea 33 de autobús. En coche: Salida A5-Casa de Campo-Parque de Atracciones-Zoo. Aparcamiento gratuito en la Plaza de los Pasos Perdidos.

Horarios:

Aquí puedes consultar el calendario con el horario de apertura del Teleférico. Las últimas cabinas salen desde cada estación 15 minutos antes del cierre. La cafetería-restaurante y el mirador del Teleférico, situados en la estación de Casa de Campo, están abiertos de manera ininterrumpida mientras funciona el Teleférico.

Precios del Teleférico:

En la página web del Teleférico puedes comprar las entradas para cualquier día de la temporada. Recuerda imprimir tus billetes para tener un acceso preferente a las cabinas sin necesidad de pasar por taquilla.

  • Billete de ida 4,00€
  • Billete de ida y vuelta 5,75€
  • Billete de ida y vuelta comprando online con al menos 7 días de antelación 5,15€
  • Menores de 3 años Gratis

* También puedes comprar una entrada combinada que incluye el billete y un menú en la cafetería de la estación de la Casa de Campo.

Planifica tu visita al Teleférico

  • Los menores de 14 años deben viajar acompañados de un adulto.
  • Está permitido montar bicis en la cabina sin pagar ningún tipo de suplemento y viajar con mascotas siempre que vayan en su transportín.
  • También se pueden subir cochecitos de niño que sean plegables. De todos modos, en ambas estaciones hay un aparcamiento de cochecitos gratuito con cadena y llave para que puedas dejarlo.

12 Comentarios

  1. Juan Pablo

    Yo vuelvo a visitar la ciudad este fin de semana y espero poder acercarme si el trabajo me lo permite. El precio de ida y vuelta no esta mal.
    Gracias por la información.

    Responder
    • Alícia Bea

      Espero que te guste la experiencia. ¡Un saludo!

      Responder
  2. Daniel Ruiz (@viajares)

    Yo conozco el de Barcelona, pero no tenía ni idea de la existencia de este teleférico en Madrid. Me parece genial para un plan familiar. A los críos les encantará seguro. Y luego cuando sean mayores lo recordarán con cariño en estupendos blogs de viajes 🙂

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues ya sabes qué hacer cuando vengáis a la capital. Las vistas son fantásticas y estoy convencida de que a los niños les gustará muchísimo. ¡Un abrazo!

      Responder
  3. José Carlos DS

    Me dicen mis padres que la última vez que monté allí aún me llevaban en brazos, así que con eso te lo digo todo del tiempo que hace… Vamos que no me acuerdo de lo más mínimo y viendo esta entrada me han dado unas ganas locas de probarlo, además que a esa velocidad se debe disfrutar de las vistas estupendamente 🙂

    Saludos!!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues ha llovido un poco desde entonces, ¿verdad? 🙂 Me alegra que esta entrada te haya motivado para repetir la experiencia. Seguro que fundirás la tarjeta de memoria porque las panorámicas son preciosas. ¡Un saludo!

      Responder
  4. Viajes de Primera

    ¡Qué nostalgia! Hace años, pero muchos, ¿eh?, que no subimos al Teleférico de Madrid… Aunque puede hacer gracia la experiencia vintage, lo que sí que actualizan son los precios, je,je,je… En cualquier caso, nos has devuelto las ganas de ver Madrid desde su cielo aunque quizá esperaremos a la primavera, otro buen momento para tomar ese café al sol.

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues si es así, objetivo cumplido. Yo también tengo ganas de repetir la experiencia con mejor tiempo porque hacía muchísimo frío. Aunque el precio pica un poco las vistas son magníficas. Un saludo y gracias por pasaros por aquí

      Responder
  5. Marta A.

    Jajajaja, monté en el teleférico hace unos 3 o 4 años y en fin… creo que deberían actualizar la locución porque en ocasiones te hablaban de lugares que ya casi ni se ven! Pero es un paseo tranquilo, agradable y casi de obligada visita porque es un histórico de Madrid 🙂
    Un abrazo guapa!

    Responder
    • Alícia Bea

      Cierto. Lo de la locución es demasiado vintage hasta para mí pero no deja de tener su gracia 😉 Eso sí, las vistas me encantaron. Un abrazo, Marta!

      Responder
  6. Deambulando con Artabria

    Nosotros quisimos subir en las dos últimas ocasiones que estuvimos en Madrid, pero de momento no ha podido ser. A la tercera va la vencida!!

    Responder
    • Alícia Bea

      A ver si es verdad y me comentáis qué os ha parecido. Un saludo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! Soy Alícia, periodista freelance especializada en viajes. En esta web encontrarás todos los destinos que he visitado y todo lo que necesitas saber para organizar tu próxima aventura. Información práctica, guías, rutas, consejos, gastronomía, hoteles, descuentos… ¡Buen viaje!

PLANIFICA TUS VIAJES CONMIGO

ALOJAMIENTOS

ACTIVIDADES

CAMBIO DE MONEDA

TARJETA DE DATOS

VUELOS BARATOS

LO MÁS LEÍDO

12 Comentarios

  1. Juan Pablo

    Yo vuelvo a visitar la ciudad este fin de semana y espero poder acercarme si el trabajo me lo permite. El precio de ida y vuelta no esta mal.
    Gracias por la información.

    Responder
    • Alícia Bea

      Espero que te guste la experiencia. ¡Un saludo!

      Responder
  2. Daniel Ruiz (@viajares)

    Yo conozco el de Barcelona, pero no tenía ni idea de la existencia de este teleférico en Madrid. Me parece genial para un plan familiar. A los críos les encantará seguro. Y luego cuando sean mayores lo recordarán con cariño en estupendos blogs de viajes 🙂

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues ya sabes qué hacer cuando vengáis a la capital. Las vistas son fantásticas y estoy convencida de que a los niños les gustará muchísimo. ¡Un abrazo!

      Responder
  3. José Carlos DS

    Me dicen mis padres que la última vez que monté allí aún me llevaban en brazos, así que con eso te lo digo todo del tiempo que hace… Vamos que no me acuerdo de lo más mínimo y viendo esta entrada me han dado unas ganas locas de probarlo, además que a esa velocidad se debe disfrutar de las vistas estupendamente 🙂

    Saludos!!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues ha llovido un poco desde entonces, ¿verdad? 🙂 Me alegra que esta entrada te haya motivado para repetir la experiencia. Seguro que fundirás la tarjeta de memoria porque las panorámicas son preciosas. ¡Un saludo!

      Responder
  4. Viajes de Primera

    ¡Qué nostalgia! Hace años, pero muchos, ¿eh?, que no subimos al Teleférico de Madrid… Aunque puede hacer gracia la experiencia vintage, lo que sí que actualizan son los precios, je,je,je… En cualquier caso, nos has devuelto las ganas de ver Madrid desde su cielo aunque quizá esperaremos a la primavera, otro buen momento para tomar ese café al sol.

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues si es así, objetivo cumplido. Yo también tengo ganas de repetir la experiencia con mejor tiempo porque hacía muchísimo frío. Aunque el precio pica un poco las vistas son magníficas. Un saludo y gracias por pasaros por aquí

      Responder
  5. Marta A.

    Jajajaja, monté en el teleférico hace unos 3 o 4 años y en fin… creo que deberían actualizar la locución porque en ocasiones te hablaban de lugares que ya casi ni se ven! Pero es un paseo tranquilo, agradable y casi de obligada visita porque es un histórico de Madrid 🙂
    Un abrazo guapa!

    Responder
    • Alícia Bea

      Cierto. Lo de la locución es demasiado vintage hasta para mí pero no deja de tener su gracia 😉 Eso sí, las vistas me encantaron. Un abrazo, Marta!

      Responder
  6. Deambulando con Artabria

    Nosotros quisimos subir en las dos últimas ocasiones que estuvimos en Madrid, pero de momento no ha podido ser. A la tercera va la vencida!!

    Responder
    • Alícia Bea

      A ver si es verdad y me comentáis qué os ha parecido. Un saludo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS