Estambul, acabo de volver y ya te echo de menos

Estambul, acabo de volver y ya te echo de menos

Actualizado: 22 Oct 2014 | Publicado: 2 Apr 2014

Espectacular. Esta es la palabra que llevo repitiendo desde que aterricé en Madrid hace tres días. Siempre que me preguntan qué me ha parecido Estambul esa es la respuesta. Espectacular.

Antes de ponerme a escribir este artículo con mis primeras impresiones sobre Estambul, he releído mi anterior entrada. Una maleta cargada de sueños que en su mayoría se convirtieron en realidades, en momentos únicos que me acompañarán toda la vida. Este viaje ha sido el inicio de una historia de amor que, como intuía antes de partir, no ha acabado en un adiós sino en un hasta la vista. Si esto fuera una carta abierta a Estambul, después del saludo inicial vendría un profundo y sentido «acabo de volver a Madrid y ya te echo de menos».

Puente Gálata. Estambul

Los cinco días completos que a priori tal vez parecían demasiados se han quedado cortos. Volaron como las gaviotas sobre el Puente Gálata. 14 horas al día a una media de casi 6 kilómetros caminando dan para mucho. Mezquitas, museos, bazares, miradores, paseos en ferry… Tiempo suficiente para ir tachando de la lista sus imprescindibles, pero escaso para vivir la ciudad más allá de los clásicos. Ese era el pensamiento que rondaba por mi cabeza cuando me ajustaba el cinturón de seguridad en el avión de vuelta. Deseo volver a Estambul sin el lastre de la primera vez, sin las prisas por verlo todo que te hacen acelerar el paso. Anhelo regresar no como periodista, bloguera, viajera o turista sino como alguien que simplemente desea retomar el diálogo con una ciudad que le ha calado muy hondo.

Durante una semana he comprobado que todos los elogios, mimos y requiebros que recibe Estambul son más que merecidos. Capital de tres imperios, encrucijada entre Europa y Asia, un lugar único en el mundo…  Estambul es un deslumbrante cóctel de historia, paisajes y paisanajes que te atrapa desde el momento en que pisas sus calles. Una inmensa alfombra tejida de sonidos, colores, olores y sabores que hay que conocer dando brincos por el mapa. De Constantinopla a Bizancio, sin olvidar el rostro más moderno y europeísta del Estambul actual.

Instantes de Estambul

Istiklal Caddesi. Estambul

La sensación inicial que me produjo esta megalópolis turca fue de cierto desconcierto. Al principio te sientes desorientada, desamparada ante su enorme extensión que da cobijo a más de 16 millones de habitantes. Pero es solo cuestión de tiempo. Poco a poco, te vas colando por las rendijas de la ciudad, te familiarizas con su sistema de transportes y empiezas a moverte por ella como pez en las aguas del Mármara. En ese momento, cuando las piezas del puzzle empiezan a encajar, es cuando todo empieza a fluir, te relajas y activas todos tus sentidos para no desperdiciar ni uno de los regalos que Estambul te tiene preparados.

Como una niña con zapatos nuevos 

Perpleja ante tanta belleza. Todavía me siento así al teclear estas letras. El aluvión de imágenes y sensaciones que revolotean en mi cabeza es abrumador. Tanto que es difícil ordenar las ideas. Es como el tráfico en Estambul. Anárquico pero funcional. El orden dentro del caos.

Aún así, con los sentidos todavía embotados, tiro de mi cuaderno de notas y me lanzo a relatarte un puñado de momentos que hicieron que me enamorara de esta ciudad.

La llamada a la oración. Puede sonar a tópico pero la primera vez que escuchas el quejumbroso canto del muecín llamando a la oración no se olvida. Más aún si te coge por sorpresa, bajo la lluvia y en la Plaza de Sultanahmet, entre Santa Sofía y la Mezquita Azul. O esperando para entrar en la Mezquita de Eyüp Sultan, entre el constante trasiego de personas que acuden a uno de los puntos de peregrinación más sagrados del mundo musulmán.

Plaza de Sultanahmet y Mezquita Azul. Estambul

Mezquita Azul. Estambul

Navegar entre dos continentes. Surcar las aguas del Bósforo, el estrecho que separa Europa de Asia, hasta las puertas del Mar Negro es una experiencia fascinante. Cruzar de babor a estribor para contemplar el Palacio de Dolmabahçe o la Mezquita de Ortaköy, pasar por debajo del Puente del Bósforo, presenciar cómo todo el pasaje da un respingo al oír a una turista gritar dolphins, dolphins, ver cómo los edificios pelean por tener vistas al estrecho, desembarcar en Anadolu Kavaği y subir hasta la fortaleza de Yoros y perder la mirada allí donde el Mar de Mármara se funde con el Mar Negro…

Crucero por el Bósforo. Estambul

A las puertas del Mar Negro. Estambul

Una de las mejores puestas de sol que he presenciado. Me esperaba en Üsküdar, en el lado asiático y llegué en vapur como una estambulita más. Busqué el café de las alfombras, pedí un çay y me hice un ovillo para tratar de esquivar el frío. Estaba nublado pero Estambul no me falló. Justo antes de atardecer, el cielo se abrió y para lo que sucedió a continuación faltan palabras. Nunca imaginé tan hermosa paleta de colores.

Esperando la puesta de sol en Üsküdar. Estambul

Puesta de sol desde Üsküdar. Estambul

Disfrutar de la amabilidad de un pueblo. Tal vez sea el recuerdo más grato que me traigo de vuelta. Las gentes de Estambul son afables y encantadoras hasta decir basta. No te hablo de los captadores de turistas que consiguen que pierdas los nervios si tratas de cruzar la zona de restaurantes del Puente Gálata. Te hablo del señor que empuja un carro cargado de botellas de agua y te sonríe cuando te acercas mapa en mano. De la familia que regenta un minúsculo café cerca del muelle de Ayvansaray y con la que te entiendes con un merhaba y un par de señas. Del anciano que se sienta a tu lado en el tranvía y busca cualquier excusa para cruzar un puñado de palabras. De los vecinos de los barrios más alejados que se desviven por indicarte el camino a seguir.

Jugando con las palomas. Estambul

La luz de Santa Sofía. Un escalofrío recorrió todo mi cuerpo al poner los pies en la obra más colosal y sagrada de la época bizantina. Pese a los andamios, pese a las hordas de cámaras de fotos que me rodeaban. El sueño de Justiniano emociona por sus dimensiones y por la atmósfera que allí se respira. Conmueve incluso desde la distancia. Así me pasaba cada mañana cuando tras desayunar subía a la terraza de nuestro hotel o cuando disfrutaba de su imponente silueta desde el mar.

Interior de Santa Sofía. Estambul

Santa Sofía desde la terraza del hotel Adamar. Estambul

Un café con vistas. Probablemente, Pierre Loti sea el café más famoso del Cuerno de Oro. Sentada en una de sus mesas descubrí por qué este escritor francés acudía aquí en busca del favor de las musas. ¡Cómo no inspirarse con estas vistas!

Vistas del Cuerno de Oro desde el Café Pierre Loti

Ver la vida pasar en el Puente Gálata. Más que con la torre me quedo con el puente, esa estructura de acero que sirve de nexo de unión entre el viejo y el nuevo  Estambul y que hacen suya los pescadores a cualquier hora del día. El penetrante olor a mar, el ir y venir de los barcos que cruzan el Bósforo y, de nuevo, los atardeceres. Si Estambul tiene alma, creo que está aquí.

Pescador en el Puente Gálata. Estambul

Me dejo en el tintero muchos más momentos únicos y rincones que me han maravillado como la Cisterna de Yerebatan, los increíbles mosaicos de San Salvador de Chora, la pequeña Santa Sofía, el palacio Topkapi, la Mezquita de Rüstem Paşa, los bazares, Solimán, la trepidante y bulliciosa Istiklal Caddesi, el dulzor de los baklavas… Pedacitos de una ciudad que navega entre lo occidental y lo oriental, lo antiguo y lo moderno, donde se entremezclan culturas y credos y que próximamente espero enseñarte como se merece. Perderme, encontrarme y perderme de nuevo era mi objetivo inicial. Ahora tengo uno más: volver a Estambul.

28 Comentarios

  1. Zoraya

    Me enamoré de Istambul, como la llaman ellos. Siempre soñé con conocerla, y en octubre del 2019 pude ir desde Argentina. Hoy en esta cuarentena, que tengo tiempo de soñar, me veo, me sueño en sus calles, navegando por el Bósforo, y pongo su linda melodía, y me enamoro más y sueño con volver. Tan linda su gente, fui atendida como reina desde que bajé del avión, su gente es impresionante, y me quedé con ganas de más. Todo Turquía me gustó, tanta historia, tanta vida. tanto patriotismo, mucho para aprender de ellos, viven con tanta tranquilidad y parece que el tiempo para ellos no pasa. Bella, bella Istambul.

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchas gracias por tu comentario, Zoraya. A mí me pasó lo mismo. En su día me enamoré de Estambul y siempre sueño con volver. Te mando un fuerte abrazo desde Madrid

      Responder
  2. Sergio

    Como te comenté en el post de Hagia Sophia volví en Enero a Estambul después de 23 años para que mi mujer se enamorara también. Y vaya si se ha enamorado, quiere volver ya!!! Mi temor era la época del año, si el tiempo estropearía el viaje, si no lo disfrutaríamos del todo. Y ha sido al contrario. Fué maravilloso, con alrededor de 0 grados, frío, pero combinando muchos ratos de sol con otros de una nieve que sólo hacia que darle más encanto al viaje. Desayunar en la terraza del hotel a tiro de piedra, literal, de la espectacular Hagia Sophia, viendo nevar y dando de comer a las gaviotas es algo difícil de olvidar. Y el trayecto en Ferry en cubierta con las gaviotas hasta Uskudar que no lo hice en mi primer viaje. Y por supuesto, la puesta de sol con el té en las alfombras. Sin palabras para describir ese momento, a 0 grados pero por lo único que tiritaba era de la emoción. Espero que el terrorismo no afecte a la gente de Estambul, que con su amabilidad aún hacen más mágica a esta ciudad. Volveré pronto, seguro y seguramente en Invierno. Como bien dices, ya la echo de menos…

    Responder
    • Alícia Bea

      Me hace muy feliz leer tu comentario y saber que tuvisteis un viaje fantástico. Ver nevar en Estambul debe ser increíble. Mil gracias por volverme a escribir contándome vuestra experiencia. Un saludo, Sergio

      Responder
  3. karim

    Hace 3 meses que volvi de allí. Nunca describiría mejor que tú lo que sentí allí. ¡ESPECTACULAR SE QUEDA PEQUEÑO! Qué bonita ciudad, espero poder volver.

    Responder
    • Alícia Bea

      Yo también espero volver a Estambul, Karim. Gracias por tus palabras y por pasarte por mi rincón viajero. Un saludo

      Responder
  4. Ana

    Me ha encantado tu relato sobre Estambul, una ciudad que quiero visitar este verano y ya he anotado en mi cuaderno todos los sitios que has comentado.
    Muchísimas gracias

    Responder
    • Alícia Bea

      Gracias a ti por pasarte por mi rincón viajero, Ana. Estoy convencida de que Estambul te encantará. Es una de las ciudades más especiales del mundo. ¡Feliz viaje!

      Responder
  5. Sara Rodriguez

    Sin duda un destino increíble y tu percepción de él me hace colocar Estambul en mi lista de lugares imprescindibles a visitar! Que pasada!

    Responder
    • Alícia Bea

      Conociéndote como te conozco, estoy convencida de que Estambul te encantará así que vete buscando un hueco en tu agenda viajera. ¡Saludos!

      Responder
  6. Eva - Una idea, un viaje

    Un precioso paseo, Alícia! Estambul es una ciudad a la que muero por volver. Me dejó un recuerdo tan increíble que está en lo alto de mi lista. Turquía da mucho de sí, pero sin duda Estambul se merece mínimo 3 ó 4 días 🙂

    Responder
    • Alícia Bea

      Me alegra que te haya gustado, Eva. Yo estoy deseando volver porque los días se esfumaron muy rápido en Estambul. Un saludo

      Responder
  7. Marta A.

    Genial Ali! Estambul es mi ciudad favorita y leyéndote me reafirmo un poco más en tan descarada afirmación!
    Tengo muchas ganas de volver, pero mientras me conformo con leerte. Un abrazo

    Responder
    • Alícia Bea

      Me alegra que te haya gustado mi visión de Estambul, Marta. A mí me ha robado el corazón. Un abrazo

      Responder
  8. Jose M Gorriz

    ¡Prima! Pues yo sigo en Estanbul, desde el lunes y este año ya es la tercera vez que estoy por aquí. Además está Izmir, Bodrum, Osmany cerca de la frontera con Siria… maravilloso. Eso sí, hoy me ha costado más de dos horas cruzar desde el lado asiatico hasta Ataturk. Me gusta mucho este pais y la esencia mediterránea que tiene. Besos y buenos viajes.

    Responder
    • Alícia Bea

      ¡Qué ilusión verte por aquí, Manolo! Mira que si llegamos a coincidir en Estambul… Hubiera sido genial. He estado investigando tus recomendaciones y Bodrum tiene una pinta estupenda. Tomo nota para cuando pueda regresar a Turquía y explorar el resto del país. ¡Un millón de besos!

      Responder
  9. Irene

    Estambul está en mi lista desde hace mucho tiempo. Después de leerte voy a señalarla con un marcador para recordarme que debo ir allí cuanto antes. Por lo que cuentas, estoy segura que me gustará.

    Responder
    • Alícia Bea

      Yo también quería conocer Estambul desde hace años, Irene. Era un destino que siempre me había llamado la atención por eso, cuando me enteré que Pegasus Airlines empezaba a operar su línea Madrid-Estambul a precios muy asequibles, no lo pensé más. El resultado ya lo ves, he vuelto enamorada de esta ciudad. Un saludo

      Responder
  10. Carmen

    Me ha encantado, Alicia. La pasión traspasa la pantalla. Se nota que Estambul te ha calado hondo y no es para menos. Yo estuve hace diez años y aún la tengo en mi top de ciudades favoritas del mundo (peleando con Jerusalén, cada una tiene su cosica). Leerte ha sido como volver allí. ¡Quedo esperando más!

    Responder
    • Alícia Bea

      Gracias, Carmen. Hacía tiempo que una ciudad no me provocaba tantas emociones, tantas mariposas en el estómago. Y coincido contigo, Jerusalén también es una de mis ciudades favoritas. Fui hace más de doce años y volvería ahora mismo. Un saludo

      Responder
  11. María Grau

    Que bonito relato Alicia. Desde el corazón.
    Mis deseos de conocer este país se hacen mayores.
    Un saludo.

    Responder
    • Alícia Bea

      Mil gracias, María. Si he conseguido aumentar tus ganas de viajar a Estambul, objetivo cumplido. Un saludo

      Responder
  12. Cómete el Mundo

    Ufff! Me has dejado sin palabras… Nosotros estuvimos hace poco en Estambul y comparto tantas sensaciones… Estoy deseando tener ocasión de volver para como tu dices pasear sin prisa y mezclarse con los demás.
    Nosotros no tuvimos demasiada suerte con el tiempo y no pudimos ver ni una sola puesta de sol ya que siempre estaba cubierto… así pues tendremos que volver 😀

    Un saludo!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Sin palabras es como he aterrizado en Madrid. Cuesta un mundo describir tanta belleza… El tiempo tampoco nos acompañó demasiado pero, por suerte, la lluvia de las mañanas desaparecía por las tardes. En cualquier caso, Estambul no entiende de climatologías. Muchas gracias por pasaros por mi rincón viajero. ¡Un abrazo!

      Responder
  13. José Carlos DS

    El contraste en las ciudades siempre es un valor muy atractivo, pues Estambul a caballo entre 2 continentes desde luego que es normal que sorprenda, que ganas tengo de ir por allí, me alegro que hayas vuelto con ganas de volver, se nota que ha sido una ciudad que te ha marcado.

    ¡Saludotes!

    Responder
    • Alícia Bea

      Me ha marcado muchísimo, José Carlos. Estambul ha superado mis expectativas con creces. Su magia es brutal. Ojalá podáis visitarla pronto porque es un lugar único. ¡Saludos!

      Responder
  14. Mari Carmen

    Ya te comenté que hacías bien en dedicar todos tus días en Turquía a Estambul! Es una ciudad fascinante! Yo también volví enamorada de esa ciudad! Ayy ese café Pierre Loti!! Es un clásico, pero no por ello pierde encanto!
    Saludos

    Responder
    • Alícia Bea

      Y tenías toda la razón, Mari Carmen. El tiempo pasa volando en una ciudad tan atractiva como Estambul. ¡Un saludo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! Soy Alícia, periodista freelance especializada en viajes. En esta web encontrarás todos los destinos que he visitado y todo lo que necesitas saber para organizar tu próxima aventura. Información práctica, guías, rutas, consejos, gastronomía, hoteles, descuentos… ¡Buen viaje!

PLANIFICA TUS VIAJES CONMIGO

ALOJAMIENTOS

ACTIVIDADES

CAMBIO DE MONEDA

TARJETA DE DATOS

VUELOS BARATOS

LO MÁS LEÍDO

28 Comentarios

  1. Zoraya

    Me enamoré de Istambul, como la llaman ellos. Siempre soñé con conocerla, y en octubre del 2019 pude ir desde Argentina. Hoy en esta cuarentena, que tengo tiempo de soñar, me veo, me sueño en sus calles, navegando por el Bósforo, y pongo su linda melodía, y me enamoro más y sueño con volver. Tan linda su gente, fui atendida como reina desde que bajé del avión, su gente es impresionante, y me quedé con ganas de más. Todo Turquía me gustó, tanta historia, tanta vida. tanto patriotismo, mucho para aprender de ellos, viven con tanta tranquilidad y parece que el tiempo para ellos no pasa. Bella, bella Istambul.

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchas gracias por tu comentario, Zoraya. A mí me pasó lo mismo. En su día me enamoré de Estambul y siempre sueño con volver. Te mando un fuerte abrazo desde Madrid

      Responder
  2. Sergio

    Como te comenté en el post de Hagia Sophia volví en Enero a Estambul después de 23 años para que mi mujer se enamorara también. Y vaya si se ha enamorado, quiere volver ya!!! Mi temor era la época del año, si el tiempo estropearía el viaje, si no lo disfrutaríamos del todo. Y ha sido al contrario. Fué maravilloso, con alrededor de 0 grados, frío, pero combinando muchos ratos de sol con otros de una nieve que sólo hacia que darle más encanto al viaje. Desayunar en la terraza del hotel a tiro de piedra, literal, de la espectacular Hagia Sophia, viendo nevar y dando de comer a las gaviotas es algo difícil de olvidar. Y el trayecto en Ferry en cubierta con las gaviotas hasta Uskudar que no lo hice en mi primer viaje. Y por supuesto, la puesta de sol con el té en las alfombras. Sin palabras para describir ese momento, a 0 grados pero por lo único que tiritaba era de la emoción. Espero que el terrorismo no afecte a la gente de Estambul, que con su amabilidad aún hacen más mágica a esta ciudad. Volveré pronto, seguro y seguramente en Invierno. Como bien dices, ya la echo de menos…

    Responder
    • Alícia Bea

      Me hace muy feliz leer tu comentario y saber que tuvisteis un viaje fantástico. Ver nevar en Estambul debe ser increíble. Mil gracias por volverme a escribir contándome vuestra experiencia. Un saludo, Sergio

      Responder
  3. karim

    Hace 3 meses que volvi de allí. Nunca describiría mejor que tú lo que sentí allí. ¡ESPECTACULAR SE QUEDA PEQUEÑO! Qué bonita ciudad, espero poder volver.

    Responder
    • Alícia Bea

      Yo también espero volver a Estambul, Karim. Gracias por tus palabras y por pasarte por mi rincón viajero. Un saludo

      Responder
  4. Ana

    Me ha encantado tu relato sobre Estambul, una ciudad que quiero visitar este verano y ya he anotado en mi cuaderno todos los sitios que has comentado.
    Muchísimas gracias

    Responder
    • Alícia Bea

      Gracias a ti por pasarte por mi rincón viajero, Ana. Estoy convencida de que Estambul te encantará. Es una de las ciudades más especiales del mundo. ¡Feliz viaje!

      Responder
  5. Sara Rodriguez

    Sin duda un destino increíble y tu percepción de él me hace colocar Estambul en mi lista de lugares imprescindibles a visitar! Que pasada!

    Responder
    • Alícia Bea

      Conociéndote como te conozco, estoy convencida de que Estambul te encantará así que vete buscando un hueco en tu agenda viajera. ¡Saludos!

      Responder
  6. Eva - Una idea, un viaje

    Un precioso paseo, Alícia! Estambul es una ciudad a la que muero por volver. Me dejó un recuerdo tan increíble que está en lo alto de mi lista. Turquía da mucho de sí, pero sin duda Estambul se merece mínimo 3 ó 4 días 🙂

    Responder
    • Alícia Bea

      Me alegra que te haya gustado, Eva. Yo estoy deseando volver porque los días se esfumaron muy rápido en Estambul. Un saludo

      Responder
  7. Marta A.

    Genial Ali! Estambul es mi ciudad favorita y leyéndote me reafirmo un poco más en tan descarada afirmación!
    Tengo muchas ganas de volver, pero mientras me conformo con leerte. Un abrazo

    Responder
    • Alícia Bea

      Me alegra que te haya gustado mi visión de Estambul, Marta. A mí me ha robado el corazón. Un abrazo

      Responder
  8. Jose M Gorriz

    ¡Prima! Pues yo sigo en Estanbul, desde el lunes y este año ya es la tercera vez que estoy por aquí. Además está Izmir, Bodrum, Osmany cerca de la frontera con Siria… maravilloso. Eso sí, hoy me ha costado más de dos horas cruzar desde el lado asiatico hasta Ataturk. Me gusta mucho este pais y la esencia mediterránea que tiene. Besos y buenos viajes.

    Responder
    • Alícia Bea

      ¡Qué ilusión verte por aquí, Manolo! Mira que si llegamos a coincidir en Estambul… Hubiera sido genial. He estado investigando tus recomendaciones y Bodrum tiene una pinta estupenda. Tomo nota para cuando pueda regresar a Turquía y explorar el resto del país. ¡Un millón de besos!

      Responder
  9. Irene

    Estambul está en mi lista desde hace mucho tiempo. Después de leerte voy a señalarla con un marcador para recordarme que debo ir allí cuanto antes. Por lo que cuentas, estoy segura que me gustará.

    Responder
    • Alícia Bea

      Yo también quería conocer Estambul desde hace años, Irene. Era un destino que siempre me había llamado la atención por eso, cuando me enteré que Pegasus Airlines empezaba a operar su línea Madrid-Estambul a precios muy asequibles, no lo pensé más. El resultado ya lo ves, he vuelto enamorada de esta ciudad. Un saludo

      Responder
  10. Carmen

    Me ha encantado, Alicia. La pasión traspasa la pantalla. Se nota que Estambul te ha calado hondo y no es para menos. Yo estuve hace diez años y aún la tengo en mi top de ciudades favoritas del mundo (peleando con Jerusalén, cada una tiene su cosica). Leerte ha sido como volver allí. ¡Quedo esperando más!

    Responder
    • Alícia Bea

      Gracias, Carmen. Hacía tiempo que una ciudad no me provocaba tantas emociones, tantas mariposas en el estómago. Y coincido contigo, Jerusalén también es una de mis ciudades favoritas. Fui hace más de doce años y volvería ahora mismo. Un saludo

      Responder
  11. María Grau

    Que bonito relato Alicia. Desde el corazón.
    Mis deseos de conocer este país se hacen mayores.
    Un saludo.

    Responder
    • Alícia Bea

      Mil gracias, María. Si he conseguido aumentar tus ganas de viajar a Estambul, objetivo cumplido. Un saludo

      Responder
  12. Cómete el Mundo

    Ufff! Me has dejado sin palabras… Nosotros estuvimos hace poco en Estambul y comparto tantas sensaciones… Estoy deseando tener ocasión de volver para como tu dices pasear sin prisa y mezclarse con los demás.
    Nosotros no tuvimos demasiada suerte con el tiempo y no pudimos ver ni una sola puesta de sol ya que siempre estaba cubierto… así pues tendremos que volver 😀

    Un saludo!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Sin palabras es como he aterrizado en Madrid. Cuesta un mundo describir tanta belleza… El tiempo tampoco nos acompañó demasiado pero, por suerte, la lluvia de las mañanas desaparecía por las tardes. En cualquier caso, Estambul no entiende de climatologías. Muchas gracias por pasaros por mi rincón viajero. ¡Un abrazo!

      Responder
  13. José Carlos DS

    El contraste en las ciudades siempre es un valor muy atractivo, pues Estambul a caballo entre 2 continentes desde luego que es normal que sorprenda, que ganas tengo de ir por allí, me alegro que hayas vuelto con ganas de volver, se nota que ha sido una ciudad que te ha marcado.

    ¡Saludotes!

    Responder
    • Alícia Bea

      Me ha marcado muchísimo, José Carlos. Estambul ha superado mis expectativas con creces. Su magia es brutal. Ojalá podáis visitarla pronto porque es un lugar único. ¡Saludos!

      Responder
  14. Mari Carmen

    Ya te comenté que hacías bien en dedicar todos tus días en Turquía a Estambul! Es una ciudad fascinante! Yo también volví enamorada de esa ciudad! Ayy ese café Pierre Loti!! Es un clásico, pero no por ello pierde encanto!
    Saludos

    Responder
    • Alícia Bea

      Y tenías toda la razón, Mari Carmen. El tiempo pasa volando en una ciudad tan atractiva como Estambul. ¡Un saludo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Las mezquitas de Estambul que sí o sí debes visitar

Los minaretes perfilan su silueta, sus cúpulas retan a la gravedad y con la llamada a la oración del muecín la que fue capital de tres imperios despierta al alba cada día. Un canto que llega desde lo alto y cuya cadencia, a modo de coro, replican las más de 3.000...

leer más

Santa Sofía, mucho más que la joya bizantina de Estambul

Santa Sofía...Tan solo con citar su nombre me emociono. Mi piel reacciona, mi pulso se acelera y una sonrisa con trazos de nostalgia ilumina mi mirada. ¿Crees que es posible que un lugar te cale tan hondo como para pensar que una parte de ti se quedó vagando entre sus...

leer más