El mercado Tsukiji de Tokio, la mayor lonja de pescado del mundo

El mercado Tsukiji de Tokio, la mayor lonja de pescado del mundo

Publicado: 9 Dec 2015

230.000 metros cuadrados. Ventas diarias de casi 3.000 toneladas de productos marinos por valor de 20 millones de dólares. 14.000 mil trabajadores y unos 35.000 compradores. 450 especies distintas de pescados y mariscos. Estas impresionantes cifras son las que se manejan a diario en el mercado Tsukiji de Tokio, la mayor lonja de pescado del mundo y uno de los grandes atractivos de la capital nipona.

Mercado Tsukiji. Tokio Mercado Tsukiji, Tokio

Si sigues mis andanzas por el mundo, ya sabrás que uno de mis grandes placeres es visitar todo mercado que se cruza en mi camino. Me gusta colarme en ellos en calidad de discreta espectadora, descubrir nuevos productos, ver cómo se realizan las transacciones, en definitiva, pulsar un retazo de cotidianidad de los lugares que visito. Siendo así tenía más que claro que perderme por Tsukiji no podía faltar en mi agenda tokiota.

Mercado Tsukiji de Tokio, la mayor lonja de pescado del mundo Para conocer los orígenes de este mercado que ha inspirado a historiadores, antropólogos y cineastas como Isabel Coixet en su Mapa de los sonidos de Tokio, debemos trasladarnos al siglo XVI. Fue entonces cuando Tokugawa Ieyasu, primer shogun del shogunato Tokugawa, decidió dotar con una serie de privilegios a los pescadores de Tsukudajima y Osaka a cambio de que suministraran pescado al castillo de Edo. Los excedentes empezaron a venderse en pequeños puestos en las inmediaciones del puente Nihonbashi dando forma al primitivo Uogashi que ante la creciente demanda de pescado por parte de la población acabó convirtiéndose en un importante mercado. Con el paso de los siglos, la capital de Japón llegó a tener unos 20 mercados privados que desaparecieron, incluido el de Nihonbashi, en el gran terremoto que asoló el centro de Tokio en 1923. Durante la reconstrucción de la ciudad, este mercado, que empezó a funcionar en 1935, se trasladó a su actual emplazamiento en el céntrico barrio de Ginza.

Rumbo al mercado interior de Tsukiji El volumen de tráfico que se genera en el mercado Tsukiji es impresionante Poniendo orden en el mercado de Tsukiji

Una ubicación que, por lo visto, tiene los días contados ya que las últimas noticias apuntan a que el Gobierno Metropolitano de Tokio trasladará esta histórica lonja en noviembre de 2016 a Toyosu, una cercana isla artificial en la bahía de Tokio donde se levantará un gran complejo turístico con motivo de los Juegos Olímpicos de 2020. ¿Perderá parte de su encanto? ¿Dejará de ser una cita imprescindible en cualquier visita a Tokio? Solo el tiempo lo dirá. De momento, sigue abierto y permitiendo que 120 personas puedan observar la espectacular subasta de atunes que empieza a las 5 de la mañana.

A mí me hubiera encantado presenciar ese momento en el que toneladas y toneladas de atún cambian rápidamente de manos, pero, tras conocer la experiencia de varios compañeros de hostel que pese al madrugón no consiguieron plaza en pleno mes de agosto, esa opción quedó descartada. Aún así, puedo asegurarte que este emblema de Tokio no decepciona y que vale mucho la pena impregnarte por unas horas de este ordenado caos de vibrante actividad, olores y colores, que cientos de visitantes como yo tratan de inmortalizar a golpe de fotos.

Zona de acceso restringido. Mercado Tsukiji Trabajos de despiece en el mercado Tsukiji Aunque Tsukiji se divide en dos zonas principales, es el mercado interior (Jonai Shijo), abierto al público a partir de las 9 de la mañana, el que acapara todas las miradas. Aquí todo es colosal. Sus instalaciones, el tamaño de las piezas que desfilan ante tus ojos, los cuchillos que utilizan… Mires donde mires comprobarás que la actividad de los trabajadores, armados con mangueras y ataviados con delantales y botas de goma, es frenética. Tanto que tu presencia básicamente pasará inadvertida. No tienen ni un segundo que perder y están más que acostumbrados al incómodo hecho de tener que compartir espacio con turistas y más turistas pululando a su alrededor. Tu única misión debe ser no entorpecer su labor, estar muy atento para no acabar arrollado por el trasiego de carretillas elevadoras y motos que circulan a toda velocidad por todas partes y dejarte sorprender a cada paso. Verás atunes gigantes, aletas de tiburón, todo tipo de algas, pescados que no conoces y una gran variedad de mariscos que acabarán en algunos casos en las mesas de la ciudad con más restaurantes con tres estrellas Michelín del mundo.

La actividad en el mercado Tsukiji es frenética Diferentes especies de pescados en el mercado Tsukiji Con la precisión de un cirujano. Mercado Tsukiji Un atún enorme en el mercado Tsukiji Puesto del mercado interior de Tsukiji Lo cierto es que no sé cuánto tiempo pasé deambulando por sus estrechos pasillos, viendo técnicas de despiece más propias de un samurái que de un pescadero, observando como en la mayoría de los casos las labores de oficina quedan reservadas a las mujeres, evitando charcos y sorprendiéndome al ver que en el mercado más importante del país de la tecnología se siguen utilizando viejos teléfonos analógicos que cualquiera diría forman parte del atrezo de Cuéntame.

Preparando el pescado. Mercado Tsukiji Suelo resbaladizo. Mercado Tsukiji Labores administrativas en el mercado Tsukiji Sabores japoneses en el mercado Tsukiji En el mercado Tsukiji se realizan ventas de casi 3.000 toneladas de productos marinos

Tras este aluvión de impactantes imágenes marcadas por el fortísimo olor que desprende tanta acumulación de pescados y mariscos, pasé a visitar el mercado exterior, conocido como Jogai Shijo, que a las 11 de la mañana estaba en pleno apogeo.

Mercado exterior de Tsukiji Vendedor del mercado exterior de Tsukiji Puesto del mercado exterior de Tsukiji Puesto de cuchillos en el mercado exterior de Tsukiji Aunque aquí además de pescado, se pueden comprar frutas, verduras, encurtidos, carnes, cereales, utensilios de cocina, magníficos cuchillos que pueden durar décadas y todo tipo de souvenirs, el gran reclamo son los restaurantes que se agolpan en sus alrededores. Y es que tanto japoneses como extranjeros coinciden en que este es el mejor lugar para comer sushi ya sea a modo de desayuno -si has asistido a la subasta no regalarte un festín de a base de té, sopa de miso, sashimi y sushi sería imperdonable- o de comida. Estos minúsculos restaurantes están abiertos desde las 5 de la mañana hasta el mediodía y conseguir entrar en uno de ellos lleva asociado aguantar estoicamente un buen tiempo de espera. Más aún si te decantadas por el Daiwa Sushi cuya fama, como sus colas de varias horas, le preceden.

Largas colas para disfrutar del mejor sushi de Tokio. Mercado Tsukiji Restaurante en el mercado Tsukiji

Información practica y consejos para visitar el mercado Tsukiji

Localización: 5 Chome-2-1, Tsukiji-Chuo, Tokio.

Horario de visita: Mercado interior: de 9:00 a 13:00 h. Mercado exterior: de 5:00 a 14:00 h. Cerrado los domingos, festivos y algunos miércoles. Para más información, visita la web del Tsukiji Market.

Precio: Gratis.

Transporte: Metro: Tsukiji Station de la línea Hibiya (H10).

Subasta de atunes: Si quieres presenciar la puja, ten en cuenta que, como he apuntado, el aforo está limitado a las 120 primeras que se inscriban en el Fish Information Center. El registro se abre con puntualidad nipona a las 5 de la mañana y está situado junto a la Kachidoki Gate (Harumi Street). Hay dos turnos: el primero empieza a las 5:25h y el segundo a las 5:50h. Para llegar hasta el mercado Tsukiji la única opción es el taxi porque el metro de Tokio empieza a funcionar a las cinco de la mañana. Como sí o sí tendrás que madrugar, muchos viajeros recomiendan visitarlo mientras te dure el jet lag. Ya que no no vas a dormir, aprovecha el tiempo.

Aunque probablemente algún repartidor te lo entregue a tu llegada, desde este enlace puedes descargarte un plano del mercado en pdf para orientarte.

Cartel con las normas a seguir en el mercado Tsukiji

Una vez en el mercado, tal y como nos recomiendan las autoridades, debemos tener en cuenta que:

* Somos visitantes, no clientes. No perturbes la actividad del mercado y que el respeto guíe tu forma de proceder.

* No debemos hacer fotos sin pedir antes permiso ni tocar absolutamente nada.

* Dado el gran volumen de tráfico que se genera dentro del mercado hay que andar con mil ojos para evitar ser atropellado. Recuerda que en cualquier caso el que molesta eres tú, no los trabajadores.

* Si no quieres acabar con los pies empapados, ni se te ocurra entrar con sandalias o chanclas. Además de ser muy poco higiénico, un resbalón puede resultar muy peligroso.

* Tampoco se recomienda acceder al mercado con carritos de bebés, maletas ni en grupos de más de cinco personas.

8 Comentarios

  1. Núria

    A mí también me gusta visitar los mercados de los paises que visito, siempre se ven cosas curiosas!!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues en Tsukiji disfrutarías de lo lindo, Núria. Un saludo

      Responder
  2. Luis

    Te felicito por un reportaje tan bonito, con tanto detalle y tan bien explicado.

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchas gracias, Luis. Me alegra que te haya gustado. Un saludo

      Responder
  3. Merche

    Una de las visitas imprescindibles en Tokio. Estuve hace muchos años y lo he revivido del todo!

    Responder
    • Alícia Bea

      Me alegra saber que ha sido así, Merche. Para mí es un imprescindible con mayúsculas de Tokio.

      Responder
  4. JAAC

    ¡Qué buenos recuerdos!
    Muy bueno el consejo de aprovechar el jet lag 😉 eso mismo fue lo que hicimos nosotros: el primer día ir a ver el mercado. Si lo mueven a una isla artificial tampoco creo que deje de ser un lugar turístico 😉 habrá que estar atento para no perdérselo en la próxima visita al país del sol naciente.

    Responder
    • Alícia Bea

      Me alegra que os haya recordado vuestro paso por Tokio. Lo cierto es que es un mercado impresionante y vale mucho la pena acercarse a conocerlo. Un saludo

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¡Hola! Soy Alícia, periodista freelance especializada en viajes. En esta web encontrarás todos los destinos que he visitado y todo lo que necesitas saber para organizar tu próxima aventura. Información práctica, guías, rutas, consejos, gastronomía, hoteles, descuentos… ¡Buen viaje!

PLANIFICA TUS VIAJES CONMIGO

ALOJAMIENTOS

ACTIVIDADES

CAMBIO DE MONEDA

TARJETA DE DATOS

VUELOS BARATOS

LO MÁS LEÍDO

8 Comentarios

  1. Núria

    A mí también me gusta visitar los mercados de los paises que visito, siempre se ven cosas curiosas!!!

    Responder
    • Alícia Bea

      Pues en Tsukiji disfrutarías de lo lindo, Núria. Un saludo

      Responder
  2. Luis

    Te felicito por un reportaje tan bonito, con tanto detalle y tan bien explicado.

    Responder
    • Alícia Bea

      Muchas gracias, Luis. Me alegra que te haya gustado. Un saludo

      Responder
  3. Merche

    Una de las visitas imprescindibles en Tokio. Estuve hace muchos años y lo he revivido del todo!

    Responder
    • Alícia Bea

      Me alegra saber que ha sido así, Merche. Para mí es un imprescindible con mayúsculas de Tokio.

      Responder
  4. JAAC

    ¡Qué buenos recuerdos!
    Muy bueno el consejo de aprovechar el jet lag 😉 eso mismo fue lo que hicimos nosotros: el primer día ir a ver el mercado. Si lo mueven a una isla artificial tampoco creo que deje de ser un lugar turístico 😉 habrá que estar atento para no perdérselo en la próxima visita al país del sol naciente.

    Responder
    • Alícia Bea

      Me alegra que os haya recordado vuestro paso por Tokio. Lo cierto es que es un mercado impresionante y vale mucho la pena acercarse a conocerlo. Un saludo

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Un paseo en barco por el río Sumida, Tokio

Aire fresco, una burbuja de tranquilidad y la posibilidad de contemplar Tokio desde una perspectiva diferente, tomando distancia del maremágnum de luces de neón, imágenes y sonidos que apenas dan tregua en la capital de Japón. Esto es lo que vas a encontrar si decides...

leer más

Un viaje a Japón a través de las emociones (Segunda parte)

Con este artículo concluye mi singular desnudo a la japonesa, o lo que es lo mismo, un relato muy personal con el que he pretendido acercarte a Japón a través de las emociones y experiencias que sentí y viví en tierras niponas. No servirá para que planifiques tu viaje...

leer más